Pasodoble carnaval 2011 Don Lumbreras… José Carlos Valverde

“Que me perdone el de arriba

Si del insulto lleno mi boca

Yo como buen entendido

Hablo sabiendo lo que te digo…

Resulta que hay una escoria

Que huele a limpio y a señoriales

Y que le importa una mierda todas tus historias

Sentados frente a frente

Y en una mesa sonriente y repeinado

Va liquidándome

La casa y la familia

Esto es un banco y si no pagas ya lo sabes

Estás en la puta calle ¡y paga lo que debes!

Luego apoyo para el joven

Su complot y sus promociones

Puta mentira, puta mentira… ¡ay don dinero!

Los rescates financieros

Nacen de nuestro dinero

Dinero que le niegas a un chaval

Y tu bolsillo siempre lleno a rebosar

Maldita mafia de ladrones consentidos

Buitres del dinero.

No hay más cojones

Una mierda pa el euro y pa la crisis

Este sistema funciona bien fácil

Si pides veinte pagas cuarenta…

Si tienes suerte, siendo engañado

Será valiente el cariño de un padre

Hipotecando su vida de nuevo

Y nos coge siempre el toro

Haciendo al pobre más pobre

Y al rico bañado entre oro…”

Anuncios

“Caballeros” José Carlos Valverde (Año 2004)

 

¡Bienvenido!…Habla la vida,

Te presento a las ganas de vivir.

Aún recuerda aquel verano,

El del año 2.004 en su latir.

Se levanta de aquel sueño

Apoyado sobre golpes y destellos de amor.

Y por esos que lucharon hoy por él…

¿Qué sería sin vosotros?

¿Qué sería de sus ganas de vivir?

¿Dónde irían estos versos?

¿Y esas charlas por la tarde en el café?

Hoy ya mira esas estrellas

Que no eran más que luceros con un falso seguir,

Pues sus lágrimas tapaban su mentir…

Ellos son caballeros que abrazan con palabras

De esos que te hablan de un lugar con su sonrisa

Verdaderos, compañeros… ¡Caballeros!

Ha visto sueños volar, las horas pasar, tocar sirenas de su  juventud

¿Dónde estabas tú?

He visto voces callar, el grito de la verdad…

¡Ay…! ¿Dónde estabas tú?

 

Cuando crees que todo sabes,

La pregunta siempre cambia de matiz

Esos que te la plantean de sus vidas me entran ganas de reír

Desconocen las verdades y quieren jugar con ellas

Para hacerte sufrir.

Si te guías por tus principios sigue ahí…

Ellos son caballeros que abrazan con palabras

De esos que te hablan de un lugar con su sonrisa

Verdaderos, compañeros… ¡Caballeros!

Ha visto sueños volar, las horas pasar, tocar sirenas de su  juventud

¿Dónde estabas tú?

He visto voces callar, el grito de la verdad, atar el peso de la libertad…

¡Ay…! ¿Dónde estabas tú?

“Nunca hubo un final” José Carlos Valverde

 

El amor si acaba bien no acaba, se niega a morir, y vuelve siempre a casa, el amor si acaba bien no acaba, insiste en luchar, no acepta el final, se logra salvar. El amor si acaba bien no acaba…

¿Pero para qué darle un final? ¿Por qué nos empeñamos en terminar lo que nunca tuvo un comienzo?

Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos, tenemos la impresión de que todo debe girar a favor de nuestro universo, a veces necesitamos ese universo, para comprender qué está pasando, para escondernos, para sentirnos abrigados, arropados cuando la marea suba, cuando el viento sopla… Como ese avestruz que mete su cabeza para plantar paradójicamente cara al miedo… O simplemente para entonar con desespero y piedad un ¡Tierra trágame!

Si tengo ese universo, es porque lo necesito, y aunque a veces algo sale mal, no sobra nada.

Ni la lluvia que tantas noches acompañó tu presencia, ni el frío, ni el viento, ni tan siquiera las noches en vela que pasé imaginando ese momento en el que se fundirían nuestros labios… Ni esos problemas a los que siempre intenté acudir, ni las dudas que tanto ensombrecen mi persona… Ni las habladurías de los cobardes, nada, no sobra nada.

Ese es mi universo, y aunque mi objetivo dentro del mismo sea comprender el amor, y aunque sufra al ver que te entregué mi corazón, veo que quienes tocaron mi alma no consiguieron despertar mi cuerpo, y aquellas que tocaron mi cuerpo no consiguieron despertar mi alma…

Tú tocaste, despertaste y moldeaste mi alma, con tus palabras, tu sonrisa, tus lágrimas, tus enojos, tu olor, tu mirada, tus abrazos, con tu tiempo… Tú, eternamente tú…

Aprendí gracias a ti, que el amor está más asociado a la ausencia que a la presencia de la persona ¡¡pero si vivo echándote de menos!! Vivo Imaginando como será la próxima vez que pueda disfrutar de tu presencia, y se me para la vida recordando cada segundo que he pasado junto a ti. Mirándote, anhelando cada parte de tu cuerpo, y mientras tú, ignorante de cuanto te decían mis ojos, pensabas que aquellas obras literarias que conocí gracias a ti, eran el motivo de cada noche, pues he de confesar que solo existía un espectador de lujo para todas y cada una de ellas, eras tú quien las leía, y tú quien escuchaba, yo solo te miraba a ti, flotando, resplandeciente, casi sin vida, egoísta de sentirte cerca, de imaginarte mía…

No me queda inspiración para decirte, ni frases que escribirte, pero hoy me he vuelto a sentar delante de mi, de mi universo, de tu sobra… Y me he planteado arropado en la misma, si realmente existía un final o un principio para toda esta historia. Y sobre todo, si los dos, estábamos dispuestos a darle un final a todo lo que está ocurriendo.

No fui capaz ni siquiera de preguntarlo con sinceridad, pues es tan grande, fuerte y puro lo que siento por ti, que ensordece mis oídos y deja mi corazón cansado…

-Estamos locos- pienso. Pero al plantear esa afirmación, me doy cuenta que es mucho más que todo eso…

Un loco es quien vive en un universo propio, una persona diferente a las demás…

Sin embargo, debes haber oído hablar de Einstein, que afirmaba que no había tiempo ni espacio, sino una fusión de ambos. O de Colón, que aseguraba que al otro lado del mar no había un abismo, sino un continente. ¡¡O de los Beatles!! Que crearon una música diferente y se vestían de manera totalmente innovadora. Todas esas personas y millares de otras, también vivían en su universo…

Yo tengo el mío, en el que cada día, cada noche, cada minuto, cada segundo acabo siempre haciendo un nuevo intento por saber de ti, incansable, incomprensible…

Porque se que todo lo que siento es real, limpio, de cristal… Mi corazón es de cristal, no guarda nada que no veas, sólo un pequeño resplandor de nuestra hoguera… ¿Lo recuerdas…?

Porque sé que la vida siempre muestra situaciones críticas para mostrar su lado brillante… Y todas las dificultades, que no son más que baches, también confortan el camino hacia ti… Porque quiero estar junto a ti, arroparte de cara al frío, tranquilizarte cuando no encuentres calma, secar cada lágrima que tan solo caerá por la alegría del momento, porque estoy seguro de todo lo que siento y el universo conspira para que pueda lograrlo. Porque nunca hubo un final, y siempre habrá un comienzo… Junto a ti.

El amor si acaba bien no acaba, se niega a morir, y vuelve siempre a casa, el amor si acaba bien no acaba, insiste en luchar, no acepta el final, se logra salvar. El amor si acaba bien no acaba…

“Las noches con Sandra” José Carlos Valverde (Fragmento adelantado)

Fragmento adelantado, espero que os guste…

Imagen

-De nuevo estás aquí…-No podía salir de mi asombro y froté con fuerza mis ojos hasta contemplarla en su totalidad.-Es preciosa.-Me dije nuevamente.

-¿Quién eres realmente? ¿Qué demonios quieres de mí? Por el amor de Dios, ni tan siquiera eres real…

-Juan Carlos, ojala pudieras entender mi situación, claro que soy real, estoy aquí, te siento y me sientes, y me estoy enamorando de ti…

Al escuchar aquellas palabras, se paró mi respiración, mi vida, mi tiempo, hasta mi corazón. Estaba ante la mujer más bella del mundo, y el sonido de su voz confesando sus sentimientos, paralizaba la mismísima rotación de la tierra. Mi tiempo, mi cuerpo y mis manos se bloquearon… Sandra, aquella mujer misteriosa que aparecía inexplicablemente y acompañada de la lluvia en mis sueños, acababa de desatar mi locura. Ya no importaba si era o no era real, o si me estaba volviendo loco. Intenté mantener la compostura desviando la mirada de sus ojos. Por el contrario, sentí unas ganas enormes de volver a besarla, de confesarle que hacía ya mucho tiempo que estaba enamorado de ella, y que había empezado a amarla aquella misma noche.

Durante unos segundos el silencio se adueñó de nosotros dos, yo seguía recostado sobre mi cama, sorprendido y sin parar de pensar en lo que había escuchado segundos antes en la voz de Sandra, hasta que de pronto, denoté sus labios sobre mi mejilla, sorprendido nuevamente sentí que sus manos resbalaban suavemente acariciando mi cuello hasta llegar a mi espalda.

“El pacto” José Carlos Valverde (Fragmento adelantado)

A muchos, os sonará este fragmento, aquí os dejo la carta íntegra que nuestro personaje, Julio, deja escrita en sus memorias durante un lance de la historia, espero que os guste…

“… Aquella mañana yo aún no era inmortal, y vi mi último amanecer, lo recuerdo perfectamente, aunque no logro recordar ningún amanecer anterior…

Observé el amanecer en toda su magnificencia por última vez, como si se tratara de la primera, y luego me despedí de la luz del sol y me preparé para convertirme en lo que soy…

-¿Ya te has despedido de la luz?- Susurró el maestro…

En ese instante la poca fibra que quedaba de mi alma se encogió, sentí un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo helado, helado por el miedo…

Denoté sus dedos extremadamente largos y blanquecinos acariciando mi pelo, estaba aterrado, paralizado, casi sin aire…

-Ahora no debes tener miedo… Es un pacto ¿recuerdas?- Susurró

Tomó mi mano con tanta suavidad que casi llegué a creer que flotaba en el aire.

Me levanté turbado, temblando, midiendo cada palabra que mis labios se negaban a salpicar…

-¿Es la hora verdad…?- Titubeé

-¿¡Crees en el amor!?- Gritó. -¿Crees que tu mundo merece una segunda oportunidad? ¿Crees que alguien en esta sucia y despiadada vida ve más allá de lo que sus egoístas ojos le permiten? ¿Por qué tratáis de engañaros? ¿Qué es para ti la codicia…? ¿Qué es…? ¿Has valorado alguna vez el tierno abrazo de una madre? ¿Acaso alguien se ha preguntado cuánto vale un atardecer?  ¿Crees en Dios muchacho?-

Sabía que había llegado la hora, no quedaba tiempo ni para contestar a las preguntas que el maestro, así debía de llamarle…. Había lanzado hacia mí con la ira del mismo infierno…

-Tengo algo que decir- Desafié

-¿Y bien?- contestó sorprendido

-Jamás he querido una segunda oportunidad, el miedo no me lo permitiría, ni tan si quiera se si la merezco, he engañado como humano que soy, o como dejaré de serlo para mi nueva eternidad… Nunca creí en Dios, puesto que osó en arrebatarme el amor más grande que he sentido como mortal, con todo esto, Dios ampare a mi madre…-

El silencio fue testigo de un cruce de miradas desafiantes, la mía sentía la extremada capa del miedo limpiando una cobarde lágrima que resbalaba sobre mis mejillas…

Agaché la cabeza y saqué del bolsillo la foto de mi amada, la apreté contra el pecho y grité lo que me quedaba de vida…

-¡¡¡Lo siento mi amor, Dios te bendiga…!!!-

-Es la hora…- Concluyó el maestro…”

“Muerte de un alma” José Carlos Valverde


Sinópsis: Muerte de un alma engloba un conjunto de reflexiones acerca del amor y el desamor, es un viaje desde la inocencia hasta la picardía. De la formalidad a la descortesía… Narra la  transformación sentimental y personal dentro de las pautas vitales y sociales de nuestro personaje, Isaac. Un joven bondadoso, bohemio y enamorado, que sufre las desdichas de una vida amorosa marcada por el dolor, el engaño y la traición. Un rumbo incierto que casualmente lo llevará hasta su verdadero amor, Lucía

Pasodoble Carnaval “La piel del Ladrón” José Carlos Valverde

 

“Suerte que existen cartas de este amor para escribirte

Y aunque esté roto mi amor,

Mañana habrá un nuevo sol…

Un nuevo día, un nuevo intento, está canción…

Recogiendo mi dolor

Recuerdas que entregué,

Todos mis secretos

Que tanto he guardado

En sueños de papel…

Mientras resbalaba

La lluvia entre besos.

Y una canción,

Sonaba en tu interior…

Un trozo de mi corazón,

Un trozo vano de ilusión…

Mientras de una boca suave

En la piel del ladrón,

Pretextos de un amor

Que nunca fue sincero,

Cuando yo te escuchaba

Me condenabas,

Con tus mentiras…

Buscaba las respuestas

Sin saber tus preguntas

Y aunque pensé en mejorar

Hoy tus mentiras de otra mano van

No te hizo falta demostrar

La piel de un ángel no es sinceridad

Y qué más da, si a los demás…

Tú niña buena yo un loco de atar

Nunca te olvides que hay un corazón

No existe espejo a tu interior…

No eres más que la piel del ladrón

No eres más que la piel del ladrón”

Licencia:
Creative Commons: