Cuestión de principios… José Carlos Valverde

«Los fariseos y los maestros de la Ley son los que más conocen la ley de Moisés. Ustedes deben hacer todo lo que ellos digan; pero no hagan lo que ellos hacen, porque enseñan una cosa y hacen otra. Imponen mandamientos muy difíciles de cumplir, pero no hacen ni el más mínimo esfuerzo por cumplirlos. Todo eso lo hacen para que la gente los vea y los admire. Por eso escriben frases de la Biblia en papelitos que guardan en cajitas de cuero, y se las ponen en la frente y en los brazos. Cada vez hacen más grandes esas cajitas y los flecos que le ponen a la ropa, para que la gente piense que son muy obedientes a Dios. Cuando van a la sinagoga o asisten a fiestas, les encanta que los traten como si fueran los más importantes. Les gusta que la gente los salude en el mercado con gran respeto, y que los llamen maestros.

Pero ustedes no esperen que la gente los llame maestros, porque ustedes son como hermanos, y tienen solamente un maestro. No le digan padre a nadie, porque el único padre que ustedes tienen es Dios, que está en el reino de los cielos. Tampoco esperen que la gente los trate como líderes, porque yo, el Mesías, soy su único líder. El más importante de ustedes deberá ser el sirviente de todos. Porque los que se creen más importantes que los demás serán tratados como los menos importantes. Y los que se comportan como los menos importantes serán tratados como los más importantes.»

Mateo 23 (TLA: Traducción al lenguaje actual)

La educación es una de las principales cuestiones morales que el ser humano adopta para con el prójimo. Aunque tratemos de mejorar día a día (El autoexamen de Immanuel Kant) Es cierto que no es más que una cuestión de principios. Es un espejo que se forja sobre el adulto, el tutor. Es ese muñeco de barro que vamos haciendo con trocitos de los demás, de sus palabras, y de algunos hechos.

Pero no siempre caminamos en el sendero que marca lo correcto. Pero… ¿Qué significa correcto? Pues vuelvo a repetir…Todo es una cuestión de principios. En todos los ámbitos sociales se crea un paradigma, un ejemplo. Pero los sectores colectivos tienen un dominio tan amplio que a veces flaquea e incluso escasea el concepto educación.

La política es el peor de todos ellos, aunque de nada serviría una crítica político-social de nuestro país (España) voy a permitirme el privilegio de otorgársela.

Desde el grandísimo Adolfo Suárez, hasta el Soez Mariano Rajoy muchas han sido las promesas incumplidas o las argucias electorales para llegar a La Moncloa.

La archiconocida subida del IVA contra el debate desde la oposición en contra de la subida del mismo.

O los retoques que sobrevuelan el “blindado” plan de pensiones de los españoles.

Los recortes de funcionarios tanto en personal como en el campo salarial, rescates a la banca con dinero público, (Banco: Sinónimo de plan perfecto, Privatización para el beneficio, público para las pérdidas)

Los malditos desahucios (¿Alguien podría explicarme qué necesita negociar un gobierno con mayoría absoluta capaz de sancionar una ley que despida al trabajador de un plumazo, que “arrebate” la paga extra a millones de funcionarios, que utilice dinero público para sus intereses… Y luego no es capaz de frenar un desahucio en contra de una entidad bancaria?)

La triste situación de la sanidad, la subida de tasas en universidades, el recorte en ayudas a educación, investigación, empleo, ayudas sociales, la subida de los carburantes, del suministro eléctrico, del agua, etc… Hacen que la situación sea crítica.

Mientras, se siguen destapando tramas ocultas desde hace años, seguimos viendo comisiones y gastos públicos que tratan de ocultarnos. En definitiva la política española, el sistema y las soluciones están corruptas. ¿Pero qué sucede? Nada, no pasa nada, todo sigue igual, el peso de la responsabilidad solo recae sobre el ciudadano de a pie, el que sufre la subida del iva, el que sufre los recortes sociales, el que sufre con una política que le aprieta el cinturón hasta ahogarlo, para que luego, puedan existir políticos que sobrelleven el nivel de corrupción a sus anchas.

Está claro que la educación es una cuestión moral, aunque la ética de este gobierno, brilla por su ausencia.

¿Guardará Rajoy videos de su candidatura al frente de la oposición?

¿Qué espera recoger de un país castigado, hastiado y de colmillo retorcido? ¿Cuántas vueltas más aguantará este pueblo?

Supongo que la tranquilidad del Presidente es contemplar la alternativa social a su lastimoso mandato.

Un “novedoso” movimiento republicano de principios del siglo XX… O las huelgas sindicales (yo prefiero llamarlas morales) pactadas con meses de antelación, que solo sirven para dañar aún más al débil empresario que lucha por no hundirse en el sistema.

No pregunten cual es la solución, pues no hallarán respuesta, aunque apuesto la vida que el “salvador” de la situación económica ni las tiene ni sabe dárselas…

Recuerden, solo es una cuestión de principios, de educación, de moral, de ética… Si eres un hombre de palabra, tu pueblo creerá en la fe de tus actos…

Esta vez las palabras no fueron acorde a los actos, sabio Mateo cuando enunció en su Evangelio la palabra de Jesús: “… Haced lo que ellos digan, no lo que ellos hagan…” Hoy, dos milenios después, desgraciadamente, tan sólo es una cuestión de principios…

CC by-nc-nd 2.5 Se puede copiar y distribuir: SíSe puede hacer uso comercial: NoSe pueden hacer trabajos derivados: NoSe debe reconocer la autoría: SíLicencia con periodo de validez limitado: No aplicable  Derechos de Autor Safe Creative
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s