Una pausa carnavalera. “Los cafres” 2008

En medio de todo mi desorden literario y a las puertas de la publicación de “Jirones de un Relato” (A la venta el próximo 17 de septiembre 2013). Acabo de topar con el cajón de la nostalgia, donde di mis primeros pasos como escritor. En el año 2007 comencé a trabajar en un nuevo repertorio de carnaval. En esta ocasión nacerían “Los cafres”, unos jóvenes  rebeldes e incomprendidos, hastiados por la pobreza social.

Aquí os dejo la presentación escrita y un vídeo donde podréis escuchar su tremenda musicalidad. Adjunto también algunos pasodobles que no vieron la luz y que hoy, seis años más tarde he decidido publicar. Un saludo a todos, buenas tardes.

Presentación

Ábreme  las ventanas220px-Dodger_introduces_Oliver_to_Fagin_by_Cruikshank_(detail)

Que ya llegó la mañana,

Mi barco ancló su huida

Y pienso robarte la vida.

Huyendo de las desgracias

Vagando… ¡y dando las gracias!

Pisado y hasta humillado

Por los placeres de la vida.

Por tantas mentiras y engaños

Se colmó mi copa…

¿Qué puedo hacer?

Ya me cansé…

¿Qué voy a hacer si me tocó

Vivir así?

No quiera ver en mí un ladrón,

Si cafre soy no lo pidió mi corazón.

Es la vida miserable quien me ha de entregar.

Dígale a esta tierra que me pida perdón,

Que yo le daré lo que yo quiera.

¿Quién me ha de pagar por este vivir de mierda…?

Y aunque libre me pariera, lo que siento es

Puta libertad.

Que la vida a este cafre, sin clemencia

Quiso condenar…

¡Quiso condenar!

Tras la presentación aquí os dejo los pasodobles inéditos que no se llegaron a publicar. Saludos.

Pasodoble al cafre

“Rompo el silencio del alba,

Vivo más noches que días,

Al diablo vendí mi alma,

Y en las camas más frías,

Entrego cada día…

En cada copa que bebo,

Suelto el amor que le debo,

A todos los corazones,

Que cambian sus pasiones

Por tantas traiciones.

Mis mayores reverencias

A mis dotes de conciencia

Soy feliz con mi sino,

Ya nada tengo perdido.

El mundo que se abre, no importa que vuelva

La espalda si no voy de frente.

Y bebiendo voy pisando siempre, aunque ignorando donde llegaré.

Con alegría llego a donde quiera, ese es mi lema.

No tengo miedo a la muerte,

Ya jugué con esa suerte.

No vuelva la cara

No esconda sus miedos

Nunca tendré sus riquezas con mi ropaje ¿a donde llego?

Tu sufriendo cada mes por letras o alquiler tardías

Yo voy buscando un colchón cada noche

Dando las gracias al cielo por un nuevo día.”

Pasodoble prostitutas

“Cauce de todos los hombres,

Rayo de la primavera,

Fortuna de un rico pobre,

Amante y compañera.

Puertas de mi frontera.

Llévate todos mis versos

Al son que dé tu universo.

Sombra de cada mañana,

Eclipse de fulanas

De manos gastadas.

De las mil noches robadas.

Del sudor de tu almohada.

Despertar de los sueños,

Alma que vaga sin dueño.

Princesa del cuento

Y reina de todo el silencio que compra tu tiempo.

Confidente de las noches que vagan despacio soñando volver.

Lienzo de historias y lamentaciones de las desgracias.

Mujer de poco equipaje,

Siempre te sobro el coraje.

Mujer de las noches,

Mujer de mujeres.

La bruma del horizonte

Donde se pierden almas sin norte.

Cada noche un corazón, una nueva ilusión soñada…

Tantas la veces que enciende tu cuerpo,

La luz que nace en tus labios y muere en tu almohada.”

Pasodoble al amor verdadero

Ya solo arde esa llama

Que me alumbró tantas noches.

La que con hola empezaba

Y con beso acababa

Al alba en una cama.

Ya se murió la poesía,

La que alumbró un nuevo día.

Ya se miente en cada letra,

Callaron los poetas,

Esconden sus letras.

Y buscando en cada esquina

El abrazo de la noche.

Escupiendo hasta su alma

Por los placeres sin calma.

Buscando en su copa

Desnudar todas sus vergüenzas

Vistiendo mentiras.

Y legando en cada beso

Toda su inocencia

Buscando el placer.

Y resguardando toda cortesía

¡Sólo fingía…!

Maldita sea este tiempo

Que no encuentra sentimientos.

Se bebe las noches,

No siente reproches.

¿Dónde quedó esa prudencia?

Del primer beso, que es la inocencia.

Brindaré con mi amistad al ser que con lealtad se entrega.

Y quien se abraza un amor tan verdadero.

Me quitaré hasta el sombrero por ese te quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s