Facebook y el peso del dinero…

Queridos amigos, cuando comparto algún post dentro de mi blog, automáticamente se proyecta un enlace tanto en Facebook como en twitter. Lógicamente las redes sociales son un perfecto filón a la hora de promocionarse tanto en la escritura como en cualquier labor que se realice. Desde hace algún tiempo, Facebook tilda como “posible spam” mi web literaria (www.jcarlosvalverde.wordpress.com) Desconozco los motivos y son numerosas las veces que he tratado de contactar con ellos para que de una vez por todas liberen de ese lastre mi espacio. Curiosamente a la hora de promocionar una web o enlace, aparecen cuantías económicas para que mediante una labor que desconozco, eso sí, previo pago a Facebook, se pueda realizar la proyección y la promulgación de la misma a través de esta red social… Yo en cambio, prefiero (lógicamente) promocionarme dentro de los distintos grupos, páginas y contactos que se dedican a la literatura, donde lógicamente sean bien recibidas mis propuestas, y evidentemente totalmente gratis. Entiendo que resulta muy sencillo señalar como posible spam y bloquear la publicidad que uno mismo realiza y que como todo tiene un proceso, sobre todo cuando dentro de esta red se ofrece el mismo servicio basado en cuantías económicas… Es muy sencillo ¿verdad? “O pagas, o te bloqueamos…” Mi web no está bloqueada, pero sí avisan ante la posibilidad de un lugar online inseguro, o más concretamente “posible smap”.
Como veo, (y empiezo a desesperarme) que son inútiles mis intentos por desprenderme de este problema, siento la obligación de advertir ante esta situación.
La única solución que encuentro al respecto, es registrarse para recibir la información que voy subiendo, (puedes hacerlo dentro de la misma web, introduciendo tu email) o una más sencilla. En cuanto Facebook te plantea la advertencia, te aparecerán dos opciones, o regresar a la red o seguir adelante, evidentemente, mi portal online es un lugar COMPLETAMENTE SEGURO, para nada es un spam, con lo cual podéis acceder con total tranquilidad. Lamentablemente el peso y la presión económica que Facebook realiza para que acepte sus servicios hace que este tipo de cosas enturbien la libertad de promocionarse uno mismo… Una verdadera pena.

Anuncios