Irse a la cama con otro bonito gesto hacia “La oscura alternativa”. Reseña de Juan José Aguilar Orellana.

sin-titulo-2

RESEÑA: “La Oscura Alternativa” de José Carlos Valverde.

Por Juan José Aguilar Orellana (Historia del Arte) – 28/11/2016

Apenas despierto lo oigo, es el primer sonido de otros tantos que me acompañarán durante el día: un primer piar del canario que convive con la comunidad de este antiguo patio de comedia presidido hoy por un cónclave de naranjos. Son las ocho de la mañana, a las nueve se van añadiendo instrumentos a la orquesta: el taladro de la obra vecina, una escoba que barre incansable ejércitos de ácaros, alguien a quien se le ocurre encender la radio y girar la rueda del volumen al máximo, el sonido del móvil indicándome que alguien en algún lugar tiene algo que no puede callarse… No hay silencio en la contemporaneidad que no sea premeditadamente perseguido.

Hoy más que nunca estamos rodeados por ese ruido blanco, vivimos en una sociedad donde lo más banal es susceptible de convertirse en una disertación y donde parece que el silencio no tiene cabida. De hecho, mientras redacto estas líneas, no puedo dejar de oír un sinfín de sonidos recordándome que hay vida más allá de los postigos de mis ventanas. Permítanme advertirles de una música que escucho, una música llena de notas que casi nadie sugiere. En casi cualquier partitura podemos encontrarlas, se ven con más facilidad de lo que pueden escucharse. Estoy hablando, cómo no, de los silencios.

No hay música sin silencio, al menos uno antes y después de la resolución de la pieza; pistoletazo y cierre. No hace falta que hablemos del inevitable uso que le dieron los grandes compositores de la historia, convirtiéndolo en su mayor aliado pero también en uno de sus peores enemigos. El silencio, amigos míos, es el horror también de aquel que escribe. El silencio que siempre precede a la tormenta (porque después de toda tormenta hay una calma y viceversa), el punto y aparte que acaba inevitablemente en algún sitio. También esta Novela (y créanme que la Mayúscula es deliberada) que hoy reseño presenta una serie de silencios  que, les invito, a buscar con un tanto de sigilo y algo más de cuidado. Les incito a que busquen esos silencios y a que tiemblen, porque como ya decía antes, después de todo silencio hay una nota y, en este caso, es cuanto menos inquietante.

Leyendo La Oscura Alternativa he pasado miedo, créanme: he pasado miedo. He llegado a cerrar el libro, no he podido evitar saltarme incluso algunas líneas en latín. Debo advertir también que lo leí a unos diez kilómetros sobre el nivel del mar, en un no-lugar donde me sentía indefenso, donde no podía huir ni esconderme. Estábamos solos los dos: Yo y Él. Porque algo de José Carlos Valverde, escritor, poeta, filósofo, y hombre posrenacentista en definitiva, también estaba entre esas páginas, aunque solo sea en forma de una fotografía en negativo de su ser. El libro duró lo que duró el vuelo, así de rápido pasaron las páginas. Fue algo bastante poético ya que el propio libro en sí es un viaje, o más bien un descenso, un aterrizaje. No atendí a las precauciones de las azafatas ni a los productos “libres de impuestos”. Solo estaba concentrado en ellos, en Julio y en Amanda, en Federico y en quien rompe esos momentos de calma de los que os he venido hablando en estas líneas. Algunos lo llaman Vaquero, otros prefieren llamarlo por su verdadero nombre. Tendréis que sumergiros en Madrid para encontrarle. Aunque yo os recomiendo, por seguridad más que otra cosa, que os guíe hasta él nuestro escritor Moronense.

Porque esta suerte de Novela-guía, como toda buena obra de este siglo, tiene también algo de ensayo, en este caso de carácter ocultista. Se hace evidente leyéndola que su autor ha leído mucho (libros que probablemente preferiría olvidar) y ha visto mucho y también que ha dado largos paseos por las calles madrileñas. No solo es un buen retrato, ya os digo, es una guía por la Madrid más oscura y pesadillesca. Ella, la Novela, está llena de recursos, trabajada por las manos de un buen artesano, tiene la virtud inestimable de ser a la vez una obra clásica y tremendamente contemporánea. Amarán a alguno de sus personajes, odiarán a otros; sentirán créanme, sentirán: El horror, el amor, la maldad, la bondad… Apreciarán el paso de los  años acompañados de una prosa que debo admitir me tiene encandilado.

Ese es otro de los motivos por los que deben ustedes leer La Oscura Alternativa; el tiempo narrativo y el ritmo están trabajados con gran acierto. Los silencios y las corcheas, las blancas y negras se disponen en el pentagrama como dibujadas por el pincel de un buen pintor. No tendrán tiempo para pensar en otra cosa que no sea la Novela. No podrán dejar de leerla aunque pasen miedo. Volverán atraídos por una fuerza que quizá no sea de este mundo, uno que pensábamos conocer al dedillo pero del que apenas sabemos nada. Yo mismo reconozco haber ignorado muchas cosas antes de enfrascarme en este libro.

Aunque más que un libro es un legajo, no se engañen, uno lleno de sudor y de alguna lágrima. Ahí radica la mayor innovación de este Trabajo. Les invito a que lo abran por cualquier capítulo y que lean y luego salten a otro, el que sea, y verán que el discurso sigue firme, inquebrantable, que puede comprenderse, que aguanta varias relecturas y  permite desarrollar un buen número de interpretaciones al terminarlo. Esto es algo que pocos escritores se atreven a hacer pero que es el signo de una generación rodeada de ruido blanco, una generación donde el silencio parecía no tener cabida.

Cuando acaben de leer La Oscura Alternativa, porque deben leerla si no quieren terminar perdiendo lo poco que les queda de humanidad en La Taberna, y cierren el libro; os aseguro que permaneceréis en silencio un largo rato, quizá mirando la portada y preguntándoos quién se esconde entre las sombras, si acaso no seréis vosotros mismos. Y entonces,  después de ese silencio se acabará la calma… Porque… “algo está a punto de ocurrir, cuando lean estas páginas ya todo será diferente”.

Juanjo Aguilar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s